Despedida

Estándar

Líneas a salvo, líneas sin ti.

Así como Neruda “puedo escribir los versos más tristes esta noche”, ésos que te han llamado tantas veces, ésos que te pertenecen enteramente, que te tienen como única razón para su existencia.

Me agobian las preguntas, dulce tormento que no termina de resolverse. Como siempre.

¿Quién pudiera no lamentarse de ser una gran nada?

¿Quién pudiera ser real y tener un nombre, un rostro?

¿Quién pudiera elegir tan perfectamente las palabras que se asemejen un poco a esto que siento, pero no digo?

¿Quién pudiera robarle elocuencia al silencio?

¿Quién pudiera verte esta noche, contemplarte pleno, y sin palabras?

¿Quién tendrá la dicha de descubrir realmente tu alma?

Ya no elevaré clamores para acercarte. He comenzado a irme un poco, y a la vez en definitiva, clara como la certeza.

¿Cómo es que duele aquello que no se ha visto ni se ha tenido?

¿Quién explicará el temblor en mi alma, el estremecer que arremete contra esta piel mientras escribe estas líneas?

¿Quién explicará las lágrimas que fluyen sabiendo que a ti pertenecen, que a ti te lloran?

Me he quedado de nuevo a oscuras. La luz me es esquiva. Te has ido, tan definitivo como la seguridad del abrazo de un amante.

Te he dejado ir, porque no tengo más que hacer. No se puede luchar de esta manera. No se puede luchar callando.

Te retendré aquí, en ese rincón  que habitan los recuerdos no perecederos.

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s