Hablo.

Estándar

20140331-215034.jpg

Photo by Miguel González.

Te estoy hablando pero aún no me escuchas.

Estoy frente a ti y te toco, en tantos tiempos y formas y lenguajes. Pero no te toco.

Y ése que ves, no es un parpadeo, es el segundo en el que te miro para mis adentros, miro el retrato grabado en cada rincón de mis pupilas, jugueteando maliciosamente en mis anhelos.

Y te escribo, y te borro, y te pienso, y te nombro. Comienzo a desearte, en cualquier verbo, en gerundio.

Ya hacia el final de lo que no es más que algunos insuficientes minutos, [cuando casi me he rendido], apenas te deletreo, pero aún, no te traduzco, ni te conozco.

Entonces la noche pasa, mientras tu mirada es otro horizonte, y tus labios son otra conversación y un montón de personajes, historias, temas o trivialidades. Se desvanece tu voz y sé que estoy ausente, porque ya me he ido a recorrer el desorden en tu cabello, a que mis huellas se aprehendan a las constelaciones que dibujan tus pecas al norte. Y vos sigues hablando y quizá ya no te escuche, pero ya mi boca reinventó tu boca, y mis pensamientos desvistieron tus tensiones, y tu piel a mis deseos, y tus manos se volvieron mis océanos.

Así, en un par de parpadeos somos un amasijo de otras tantas cosas que nunca hemos sido

[O seremos.

Pero tú miras al vacío, y yo sonrío, en ésa dulce, breve y silenciosa complicidad, tomo mi copa y sólo

sonrío].
>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s